Viernes, 17 Mayo 2024 11:40

Murió envenenado Yastay: el cóndor que había nacido en cautiverio en el Tatú Carreta

Valora este artículo
(0 votos)

El ave comió restos de una oveja envenenada y falleció en el sur del país. Había sido liberado en el 2022 en Río Negro.

 

Causa tristeza e indignación la muerte por envenenamiento de Yastay, el cóndor andino nacido en cautiverio en 2019 en la Reserva Tatú Carreta de Casa Grande. El ave comió restos de una oveja envenenada con Carbofuran en el sur del país.  Se trata de un poderoso agrotóxico prohibido por SENASA.

"El uso ilegal de cebos tóxicos, utilizados por algunos productores rurales para matar grandes carnívoros, como pumas, zorros o perros, resulta la mayor amenaza de extinción para el Cóndor andino. Una práctica aberrante que pone en peligro la supervivencia de esta especie amenazada, impactando gravemente la biodiversidad, el ambiente y la salud humana" expresa el informe del Programa de Conservación del Cóndor Andino. 

Yastay, liberado en Sierra Paileman en el año 2022, encontró la muerte a más de 214 km de su lugar de suelta, al sur de la provincia de Río Negro. Los datos satelitales mostraron su falta de movimiento, a unos 32 Km al sur del Caín, casi llegando al límite con Chubut. Los asistentes de campo del PCCA y guardas ambientales de la provincia de Río Negro fueron a revisar el sitio y, lamentablemente, lo hallaron muerto, en una escena típica de envenenamiento, donde se encontraron además ejemplares de otras especies, en torno a una oveja que había sido envenenada y usada como cebo. 

El PCCA solicitó la urgente intervención de autoridades provinciales y nacionales. Cabe destacar que en el país más de 20.000 individuos, de 61 especies (entre ellas seres humanos), han sido víctimas del uso ilegal de cebos tóxicos. A pesar de ello, Argentina sigue sin contar con leyes nacionales de trazabilidad y prescripción de estas peligrosas sustancias.